La extraña sensación

¡Señores! ¡Lo he conseguido!

¡El gurú de las búsquedas de empleo que no era capaz de encontrar un trabajo ni limpiando mesas ha alcanzado la gesta! ¡Por fin tengo trabajo!

Se trata de unas prácticas en una empresa de marketing digital bien remuneradas (dentro de lo que se le puede pedir a unas prácticas y superando el sueldo mínimo interprofesional… vamos, tal como están las cosas como para darse con un canto en los dientes), por lo que se han cumplido varios objetivos del parado:

-Obtener ingresos rentables: Al igual ahora me lío la manta a la cabeza y en vez de comer sucedáneo de espaguetis, puedo comprarme ya los de la marca Hacendado. Aunque uno acaba por acostumbrarse a echarle harina a todo para engordar las comidas…

-Planificar a medio plazo: Se acabaron por seis meses esas idílicas estampas de asomarse a la ventana con aire nostálgico mirando nubarrones mientras se piensa: ¿Tendré que hacer la maleta hoy? Al igual ya estoy preparado para adquirir ciertos compromisos como contratar un servicio de Movistar o comprarme un tamagotchi.

-Trabajar de lo mio: Hombre, cuando me hice periodistas pensaba en algo más idílico como  ir con la ropa de Superman bajo los pantalones y la camisa, pero oye, siempre puedo ir con la equipación de running debajo… ¿Que alguien necesita café? De un salto me subo al escritorio y grito… ¡No os preocupéis nenas! ¡Superbecario al auxilio! mientras dejo tuerto al de al lado de un botonazo.

-Sin tener que coger tropeshientos trenes: Cuando se ha mirado del orden de 15 portales de búsqueda de empleo al día uno aprecia cada detalle… ¡Qué mas da el sueldo si todos vamos camino de ser pobres! ¡A quince minutos de casa! ¡Eso si que importa y no días libres ni sueldos abultados!

En fin, está claro que tras una carrera, un máster y rondando peligrosamente la treintena (¡Atrás Satanas!) igual no es este trabajo para pensar en planificar mi boda en mi VPO pero oye… somos supervivientes y no está de más ser agradecidos con los que te permiten seguir adelante así que ¡Allá voy a dejarme los cuernos a ritmo de fotocopia! ¡Ahora a currárselo!

Pdt: El título del post viene de que hoy por primera vez en siete meses me he levantado tardecito (no a nivel resaca dominguera pero si al de no desayunes fuerte que dentro de un rato comes) y como ya no cabe seguir bicheando portales de empleo estoy que no me encuentro… Pues nada, a dejar de lado el papel de “jobseeker” y a enfundarse el de maruja… No sin antes perder 5 horas en feisbuk, buscar a alguien al que le apetezca una cervecita de media tarde, ver qué echan en el canal Fox… Por cierto, ¿A alguien le apetece una cervecita a media tarde?

Anuncios