Consejos para encontrar un trabajo

Hoy me voy a intentar poner serio… (la mona aunque se vista de seda…) y es que, tras seis meses donde la ilusión y la desesperación se iban alternando en esto de sobrevivir en la España del paro y la corrupción, parece que he conseguido trabajo para, al menos, los próximos seis meses.

Para llegar a este punto (soy cauteloso porque aún no he firmado el contrato), no ha bastado con el recurrente recurso de echar currículos a través de los portales de empleo, sino que he tenido que programar concienzudamente cada búsqueda y estudiar dónde estaba cada oportunidad, y gracias a este proceso me han ido saliendo entrevistas que, con mayor o menor suerte, me han mantenido entretenido en esta más que desesperante situación.

Para ello es importante seguir esta serie de consejos:

-Buscar trabajo es de por si un trabajo: No me canso de repetirlo, por ello es importante seguir unos horarios y unas rutinas. Una disciplina que nos permitirá mantener la mente ocupada y que no nos oxidemos.

-No dependas de las búsquedas programadas de cada portal: Está muy bien que te seleccionen ofertas, pero delimitarlas supone que se te escapen otras que, aunque no sean de tu campo, te pueden llegar a interesar. un periodista puede trabajar de muchas más cosas que en el campo de la comunicación estrictamente. El marketing empresarial (que no el comercial…) es un campo muy demandado e interesante para desarrollar aptitudes y no se suele catalogar en la categoría de periodismo. Lo mismo ocurre con otras profesiones que pueden ser recicladas como asesores de algunos campos laborales.

-Lleva un control de los pasos a seguir: Apunta qué páginas visitar, qué sitios interesantes hay para echar currículos… Reserva tiempo para realizar un curso o algo que sirva  para que tu estancia en el paro no suponga un agujero en tu currículum. Hay cursos de notable calidad gratuitos en páginas como miriadaX, femxa, UNED

-No te cierres puertas porque a priori no encajes en el perfil: Está claro que nunca un filólogo debe optar a un puesto de ingeniero, ni tampoco que haya que mentir como un bellaco si piden inglés nivel advanced y tú ni siquiera valdrías para un curso de CCC, pero si de un listado de diez programas informáticos, tu flojeas en tres, usa la baza de la entrevista. Allí explica cuales son tus deficiencias y cómo piensas solventarlas. Nadie nace sabiendo.

-Aprende a sortear las barreras: Con esto de que el mercado laboral está plagado de mano de obra, las empresas han adquirido la mala costumbre de exigir al por mayor… Ya no se conforman con querer un becario a precio de saldo, sino que ese becario tenga la cualificación de un ejecutivo. Piensa que eso es más una criba para eliminar a los inseguros que una exigencia “sine qua non”. Difícilmente haya becarios con 3-5 años de experiencia como he llegado a leer, pero si becarios con suficiente rodaje como para haber adquirido esa experiencia.

-Plantéate unos objetivos: No se trata de querer optar a cobrar 15.000 euros anuales en un mercado que da gracias si te ofrece 10.000 y llegas a cumplir el año, pero si el hecho, por ejemplo, de cobrar un mínimo, que te aporten conocimientos reales si se tratan de prácticas (recordemos que esa es la finalidad y no la de quitar trabajo a otros) etc. No pierdas el tiempo en aquello que no cumple tu perspectivas iniciales simplemente por estar ocupado, ya que acabarás quemándote y necesitas toda esa energía para buscar un verdadero trabajo.

Imagen

-No tengas miedo a ser un “becario perenne”: ¿Cuantos como tú están en la misma posición? Actualmente, la mejor forma de entrar en una empresa es mostrando tu valía y resultar imprescindible. Eso se consigue haciendo el trabajo “de otros” y empezando por abajo. Mejor crecer desde abajo que no caer desde arriba.

-Apréndete un discurso: La clave del éxito en una entrevista es que te vendas mejor que cualquier otro. Si tus trabas son que no sabes ejercer de SEO (muy demandado), ten preparada unas nociones básicas que demuestren tu interés por aprender de ese campo. Si no sabes algún idioma ofrécete para, con el primer sueldo, comprometerte en firme a apuntarte a una academia. Si te piden convenio, ofrece la opción de hacerte autónomo o adquirirlo mediante un curso (en Escuela de Empresa lo ofertan a precios asequibles).

Échale morro: Las empresas exigen, ¿Por qué tú no? Ellos piden deliberadamente un inglés del nivel de un traductor, pero pagando 200 euros… ¿Con qué derecho? Por ese precio tu inglés y tu capacidad de superación es más que suficiente.

Haz algo útil al menos una vez al día: Para mantener la mente en condiciones sanas, es importante sentirse útil y servible. Si sientes que la búsqueda de empleo no ha sido provechosa y no has sacado el máximo rendimiento al curso online, algo tan sencillo como fregar los platos, poner una lavadora, escribir un blog etc. puede ser de provecho para no sentir que has perdido el día.

-Búscate un hobby: La depresión es el peor aliado del parado. Para afrontar la horrible situación en la que nos encontramos actualmente, mejor hacerlo con humor y mantener la mente ocupada. Es un muy buen momento para redescubrir el deporte al aire libre.

-No te culpes: Que estés en el paro no significa que no te merezcas tomarte una cerveza con los amigos o escaparte a la playa. Hay que ser consecuentes y dejar de lado ese viaje que tanto te apetecía a la Patagonia, pero no por ello dejar de visitar la playa que tienes a menos de 100 kilómetros.

-Toma como referente a quienes trabajan y no a quienes gandulean: ¿Cuantas veces te has quedado con ganas de una última cerveza porque tu amigo madruga? Tú también tienes que madrugar para buscar trabajo, toma como propio los horarios y hábitos de la gente que tiene trabajo, porque eso es lo que quieres conseguir.

En fin, esta es una carrera de fondo, y hay días mejores y peores, pero no por ello hay que dejar de luchar por lo que se quiere conseguir. Este cierre a modo de “complejo de libro de autoayuda” viene dado de un periodista que no ejerce desde hace seis meses pero que, aún así, nunca ha dejado de escribir y nunca dejará de hacerlo por mucho que Cospedales, Rubalcabas y Merkels a parte (a Rajoy, desde que quedó reducido a un plasma, ni me merece la pena mencionarlo) hagan lo posible por que abandone.

Postureo para una entrevista de diez

Los que buscamos trabajo y que por ello estamos apuntados a “tropeshientas” páginas de empleo, fanses de otras miles de páginas en “feisbuk” del tipo Primer Empleo estamos hasta las narices de, a parte de meter el currículum un millón de veces hasta que tienes grabado a sangre ese curso que hiciste en el 2003 por dos créditos de libre, las entradas del tipo: Consejos para una buena entrevista de trabajo.

No es por criticar al bueno del community manager que se interesa más que nuestras propias madres porque vayamos con la camisa de los domingos a la entrevista de trabajo, pero buen señor, si no encuentro trabajo es porque no lo hay, no porque vaya en chandal a hablar con mi futuro jefe… ¡Que ya se que ir con botines manchados de barro pues oye, no da buena imagen!

Es por ello por lo que nuevamente y por si no os ha quedado claro de anteriores entradas, uso mi gran sapiencia en materias de búsqueda de empleo (es por ello por lo que se me acumulan las ofertas) para ayudaros en hacer una buena entrevista de trabajo:

-La vestimenta: esa piedra angular en toda recomendación… Hay que comenzar a admitir que no vas a optar para un puesto de directivo ni vas a heredar la empresa, por lo que no hace falta que te pongas ropa que tenga que ser guardada en fundas de plástico (véase trajes de bodas)… Tómatelo como que en vez de buscar un trabajo, buscas novia formal y te van a presentar a sus padres (son igual de exigentes al fin y al cabo) ¿Vas a presentarte de esmoquin tú, que no sabes ni mover los brazos a causa de que la chaqueta casi que te está pequeña del desuso? Ponte unos zapatos que no tengan doblada la puntera de tanto agacharte, pantalón que no esté desgastado ni de esos tipo skaters que son comodísimos pero que oye, mejor para otro día… y una camisa bonita, ni rancia tipo “vamos a ver a la abuela” ni sosa tipo “esta la usé para aquella vez que trabajé de camarero”.

brasil-carnaval-ultimo-dia-de-desfiles-de-las-escuelas-de-samba-de-rio-de-janeiro4

Mi traje de gala para las entrevistas. Los “Swarosky elements”: un must.

 

-La sede de la empresa como forma de actitud: Por experiencia, donde se sitúe la empresa es clave para mantener una actitud u otra en la entrevista… No es lo mismo acudir a la flamante sede de una empresa en el sector financiero o en un rascacielos acristalado, que ir a una que se encuentra en un entresuelo de un edificio a medio reformar del profundo Eixample Barcelonés y que igual sirve de piso patera. En el primer caso sobriedad, seriedad y elegancia, en el segundo frescura y expresiones naturales.

-La espera: Es muy típico que nada más entrar, te coloquen en una sala de espera… Aunque no te atiendan, ahí ya ha empezado la entrevista, por lo que no se puede descuidar para nada el postureo a llevar a cabo. Normalmente la espera se lleva a cabo en una sala tipo “voy al dentista” o en una especie de pecera acristalada tipo “the big brother is watching you”. En cualquier caso la actitud a mostrar es la misma que la que usan los “españoles por el mundo” cuando se les acerca la cámara: “ah, no sabía que estabas ya aquí”, por lo que si te pica la nariz te la arrascas como las ardillas… con un extraño movimiento facial-nasal pero manteniendo ese dedo índice lejos de cualquier cavidad.

-Los complementos: Un “must” en el mundo posturil. No me refiero a esa pulsera étnica que delata tu carácter racial y aventurero (y la cantidad de porquería que guarda entre sus hebras), ni esos pendientes en el caso de las mujeres que por tener una piedrecita que brilla ya te crees digna de ir a cócteles en vez de a barras libres de discotecas erasmuseras, sino algo mucho más sencillo… Una revista o un periódico bajo el brazo, porque nada causa mejor imagen que te vean con el último número de la revista “SEO Entertainment” que casualmente compras cada mes en el kiosko de abajo.

binoculars-100590_640

¿Ves aquella chica que hace como la que teclea?…

 

-No te diriges hacia la puerta del jefe, estás desfilando por Cibeles: ¿Recuerdas a las odiosas pijas que van a la biblioteca en tacones? Pues esa es la actitud a pasear por la empresa. Recuerda que la gente que te rodea pueden ser tus futuros compañeros… que no te vean como un corderito asustado. Recuerda todos esos anuncios de champú donde el actor o la actriz ondula su pelo como si fuera la bandera de Estados Unidos en pleno desfile del día de los Veteranos… A mi me ayuda imaginarme que mientras ando a cámara lenta suena esta canción

En fin, esto es todo amiguetes… Espero una vez más haberos ayudado con mi actitud campeona desde este lado del sofá 😉