Postureo para una entrevista de diez

Los que buscamos trabajo y que por ello estamos apuntados a “tropeshientas” páginas de empleo, fanses de otras miles de páginas en “feisbuk” del tipo Primer Empleo estamos hasta las narices de, a parte de meter el currículum un millón de veces hasta que tienes grabado a sangre ese curso que hiciste en el 2003 por dos créditos de libre, las entradas del tipo: Consejos para una buena entrevista de trabajo.

No es por criticar al bueno del community manager que se interesa más que nuestras propias madres porque vayamos con la camisa de los domingos a la entrevista de trabajo, pero buen señor, si no encuentro trabajo es porque no lo hay, no porque vaya en chandal a hablar con mi futuro jefe… ¡Que ya se que ir con botines manchados de barro pues oye, no da buena imagen!

Es por ello por lo que nuevamente y por si no os ha quedado claro de anteriores entradas, uso mi gran sapiencia en materias de búsqueda de empleo (es por ello por lo que se me acumulan las ofertas) para ayudaros en hacer una buena entrevista de trabajo:

-La vestimenta: esa piedra angular en toda recomendación… Hay que comenzar a admitir que no vas a optar para un puesto de directivo ni vas a heredar la empresa, por lo que no hace falta que te pongas ropa que tenga que ser guardada en fundas de plástico (véase trajes de bodas)… Tómatelo como que en vez de buscar un trabajo, buscas novia formal y te van a presentar a sus padres (son igual de exigentes al fin y al cabo) ¿Vas a presentarte de esmoquin tú, que no sabes ni mover los brazos a causa de que la chaqueta casi que te está pequeña del desuso? Ponte unos zapatos que no tengan doblada la puntera de tanto agacharte, pantalón que no esté desgastado ni de esos tipo skaters que son comodísimos pero que oye, mejor para otro día… y una camisa bonita, ni rancia tipo “vamos a ver a la abuela” ni sosa tipo “esta la usé para aquella vez que trabajé de camarero”.

brasil-carnaval-ultimo-dia-de-desfiles-de-las-escuelas-de-samba-de-rio-de-janeiro4

Mi traje de gala para las entrevistas. Los “Swarosky elements”: un must.

 

-La sede de la empresa como forma de actitud: Por experiencia, donde se sitúe la empresa es clave para mantener una actitud u otra en la entrevista… No es lo mismo acudir a la flamante sede de una empresa en el sector financiero o en un rascacielos acristalado, que ir a una que se encuentra en un entresuelo de un edificio a medio reformar del profundo Eixample Barcelonés y que igual sirve de piso patera. En el primer caso sobriedad, seriedad y elegancia, en el segundo frescura y expresiones naturales.

-La espera: Es muy típico que nada más entrar, te coloquen en una sala de espera… Aunque no te atiendan, ahí ya ha empezado la entrevista, por lo que no se puede descuidar para nada el postureo a llevar a cabo. Normalmente la espera se lleva a cabo en una sala tipo “voy al dentista” o en una especie de pecera acristalada tipo “the big brother is watching you”. En cualquier caso la actitud a mostrar es la misma que la que usan los “españoles por el mundo” cuando se les acerca la cámara: “ah, no sabía que estabas ya aquí”, por lo que si te pica la nariz te la arrascas como las ardillas… con un extraño movimiento facial-nasal pero manteniendo ese dedo índice lejos de cualquier cavidad.

-Los complementos: Un “must” en el mundo posturil. No me refiero a esa pulsera étnica que delata tu carácter racial y aventurero (y la cantidad de porquería que guarda entre sus hebras), ni esos pendientes en el caso de las mujeres que por tener una piedrecita que brilla ya te crees digna de ir a cócteles en vez de a barras libres de discotecas erasmuseras, sino algo mucho más sencillo… Una revista o un periódico bajo el brazo, porque nada causa mejor imagen que te vean con el último número de la revista “SEO Entertainment” que casualmente compras cada mes en el kiosko de abajo.

binoculars-100590_640

¿Ves aquella chica que hace como la que teclea?…

 

-No te diriges hacia la puerta del jefe, estás desfilando por Cibeles: ¿Recuerdas a las odiosas pijas que van a la biblioteca en tacones? Pues esa es la actitud a pasear por la empresa. Recuerda que la gente que te rodea pueden ser tus futuros compañeros… que no te vean como un corderito asustado. Recuerda todos esos anuncios de champú donde el actor o la actriz ondula su pelo como si fuera la bandera de Estados Unidos en pleno desfile del día de los Veteranos… A mi me ayuda imaginarme que mientras ando a cámara lenta suena esta canción

En fin, esto es todo amiguetes… Espero una vez más haberos ayudado con mi actitud campeona desde este lado del sofá 😉

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s